adplus-dvertising

La NASA ha marcado un nuevo capítulo en su historial espacial al probar exitosamente un motor de cohete de detonación rotativa (RDRE) fabricado mediante impresión 3D. Según detalla un comunicado oficial del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama, el RDRE fue sometido a una prueba que duró más de cuatro minutos, generando un impresionante empuje de más de 5.800 libras.

Un “paso gigante” en la propulsión espacial

Thomas Teasley, el ingeniero principal de dispositivos de combustión de Marshall, destacó la importancia del hito alcanzado. “Este tipo de combustión prolongada simula las condiciones críticas requeridas para maniobras como aterrizajes en cuerpos celestes como la Luna o Marte”, afirmó Teasley.

Este logro no se produce en aislamiento; representa la culminación de una colaboración entre la NASA, In Space LLC y la Universidad de Purdue. Una prueba anterior, realizada en el verano de 2022, ya había mostrado prometedores resultados con un empuje de más de 4.000 libras durante casi un minuto. El objetivo ahora es entender cómo adaptar esta tecnología para diferentes clases de empuje, lo que podría expandir significativamente las capacidades de misiones espaciales, desde aterrizajes precisos hasta llevar cargas humanas a destinos distantes como Marte.

La visión de la NASA de expandir su presencia en el espacio profundo se ve reforzada por avances como este. El RDRE, financiado por el Programa de Desarrollo Game Changing de la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial de la NASA, representa un salto significativo en eficiencia y diseño de propulsión. Ingenieros del Centro de Investigación Glenn de la NASA y expertos de Venus Aerospace están colaborando activamente para mejorar aún más la tecnología y maximizar su rendimiento.

Te puede interesar: La NASA hace historia al trasmitir por láser un video a 30 millones de km de distancia

Deja un comentario