adplus-dvertising

Nuevos problemas para Roscosmos: la agencia espacial rusa confirmó que su módulo multipropósito Nauka, adjunto a la Estación Espacial Internacional (EEI), sufrió una fuga en un sistema de enfriamiento, aunque aclaró que ni la tripulación ni la estación están en peligro.

Roscosmos explicó que la fuga de refrigerante afectó un circuito de radiador en el módulo Nauka, que se encuentra en el segmento de la EEI controlado por Rusia.

El módulo Nauka se agregó a la EEI en julio de 2021, pero la fuga se produjo en un radiador de respaldo externo que fue entregado a la estación en una misión en 2010.

Según la Roscosmos, “el circuito principal de control térmico del módulo funciona normalmente y proporciona condiciones cómodas en la sala de estar del módulo”.

Por su parte, la NASA dijo que los funcionarios de la agencia espacial en Houston “observaron escamas que emanaban de uno de los dos radiadores” en el módulo Nauka.

“El equipo de control de vuelo informó a la tripulación a bordo de la estación espacial de la posible fuga, y la astronauta de la NASA Jasmin Moghbeli confirmó la presencia de escamas en las ventanas de la cúpula, después de lo cual se pidió a la tripulación que cerrara las contraventanas de las ventanas del segmento estadounidense como medida de precaución contra la contaminación”, agregó la agencia espacial estadounidense.

En la imagen se puede observar de arriba a bajo el módulo de laboratorio multipropósito Nauka, el brazo robótico europeo adjunto a Nauka, el módulo de atraque Prichal y el barco tripulante Soyuz MS-23.

Más problemas para Roscosmos

Por el momento, no quedó claro qué causó la fuga, aunque esto represente un nuevo problema para Roscosmos después de que el año pasado una de sus naves espaciales Soyuz experimentara una notable fuga de refrigerante mientras estaba conectada a la EEI.

Ese vehículo había transportado al astronauta de la NASA, Frank Rubio, y a dos cosmonautas rusos, Sergey Prokopyev y Dmitri Petelin, a la EEI en septiembre de 2022.

Pero tanto la NASA como Roscosmos determinaron que la nave no era segura para que los astronautas regresaran a la Tierra, lo que prolongó la estadía de los tres en la EEI durante más de un año.

Una investigación realizada por funcionarios rusos, que fue revisada por la NASA, determinó que un pequeño objeto probablemente golpeó la nave espacial, causando la fuga.

Tal vez te interese: Roscosmos: Luna-25 se estrelló por un fallo en su unidad de control

Deja un comentario