adplus-dvertising

Japón sigue haciendo historia en la Luna: tras el exitoso alunizaje de su módulo SLIM, ahora también se confirmó que la nave aterrizó a menos de 100 metros de su objetivo.

El pasado 19 de enero, el módulo SLIM, también conocido como “francotirador”, aterrizó suavemente en la Luna, lo que le permitió a Japón convertirse en el quinto país en alcanzar dicho hito.

Sin embargo, el problema fue que los paneles solares de SLIM no pudieron generar electricidad como consecuencia de que quedaron posicionados en un ángulo equivocado. Por ello, la batería fue desconectada cuando quedaba un 12% de energía, unas 2 horas y 37 minutos después del aterrizaje.

Un histórico alunizaje

Pero la buena noticia fue que la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) recibió todos los datos sobre el aterrizaje antes de que el módulo se apagara, lo que ahora le permitió confirmar que SLIM alunizó en el lugar indicado, alcanzando un nuevo hito para la historia espacial.

“Hemos demostrado que se puede aterrizar donde quiera, y no donde sea posible”, explicó el director del proyecto del módulo de aterrizaje, Shinichiro Sakai.

“Esto inspirará a más y más personas, preferiblemente a misiones japonesas, a intentar aterrizar en lugares inexplorados de la Luna”, agregó.

Según Sakai, uno de los dos motores principales del SLIM probablemente se detuvo en la fase final del aterrizaje, por lo que el módulo se desvió 55 metros del objetivo a una posición no deseada.

“En ausencia de problemas con el motor, podría haber aterrizado a una distancia de entre 3 y 4 metros del objetivo”, agregó. SLIM logró dicho objetivo gracias a que fue diseñada para reconocer hacia dónde volaba al hacer coincidir las imágenes de su cámara con fotografías satelitales existentes de la Luna. 

Así, ahora desde Japón esperan que la demostración de lo que llamó un alunizaje “puntual” revitalice su programa espacial y ayude al país a tener un papel más importante en el espacio al asociarse con Estados Unidos.

Imagen del módulo SLIM en la Luna difundida por JAXA.

SLIM no envía señales

Según una imagen tomada por una de las dos minisondas que SLIM desplegó en la Luna, el módulo de aterrizaje cayó sobre la pendiente de un cráter en la superficie lunar.

Así, se confirmó que los paneles solares de SLIM quedaron orientados hacia el oeste debido a la caída, por lo que no han podido generar electricidad.

Sin embargo, desde JAXA creen que un cambio en la dirección de la luz solar podría encenderlos antes de la próxima puesta de Sol lunar el 1 de febrero.

Cabe recordar que un día lunar equivale a 29 días terrestres (14 días con luz solar y 14 días de noche). Pero, aunque aún hay esperanzas para SLIM, los tiempos apremian, ya que el módulo no está diseñado para sobrevivir a las bajas temperaturas de una noche lunar.

Tal vez te interese: Japón se convierte en el quinto país en aterrizar en la Luna

Deja un comentario