adplus-dvertising

Por Arie Egozi

Los sistemas de satélites espías de Israel y Estados Unidos se conectarán más estrechamente para obtener el panorama completo de los planes de Irán relacionados con los misiles balísticos de largo alcance y los planes nucleares militares. La cooperación militar entre Rusia e Irán y la creciente agresión de Teherán, han llevado a una mayor cooperación entre las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) y los Estados Unidos en el uso de activos espaciales para la defensa. Israel espera obtener una interfaz completa con los satélites estadounidenses que cubren regiones que pueden generar amenazas graves, como los nuevos misiles balísticos e hipersónicos iraníes.

Las actividades espaciales con fines militares son ahora una prioridad para las fuerzas armadas de Estados Unidos y las IDF. Israel es una potencia espacial. Hace algunos años, el nombre oficial de la Fuerza Aérea Israelí fue cambiado a Fuerza Aérea y Espacial Israelí. La mayor parte de las operaciones de Israel en el espacio son altamente clasificadas. La parte abierta de la actividad muestra capacidades muy avanzadas en el desarrollo de lanzadores y diferentes satélites que transportan cargas útiles muy avanzadas.

En los últimos años, Israel ha avanzado en su programa espacial. Una parte de este programa es la decisión de lanzar una gran cantidad de nano y microsatélites que operarán en enjambres y proporcionarán a Israel una advertencia temprana avanzada sobre una amenaza en evolución, como los preparativos para el lanzamiento de misiles balísticos iraníes. Mientras que Irán avanza hacia la bomba, Israel da grandes pasos para estar mejor preparado y el espacio es la nueva arena. La adición más reciente a la versátil lista de sistemas espaciales, desarrollada en Israel, es el nuevo concepto de un satélite de comunicación al introducir el MCS, un Satélite de Comunicación Miniatura. Según Industrias Aeroespaciales de Israel (IAI), la principal empresa espacial del país, el MCS es un satélite de comunicación avanzado que pesa aproximadamente 700 kg al momento de su lanzamiento e incluye una carga útil de comunicación digital completa que pesa hasta 200 kg.

Un satélite de comunicación de tamaño completo tiene un peso promedio de 5000 kg. IAI afirma que debido a su peso ligero, el satélite puede ser lanzado junto con otros satélites en compartidos, lo que reduce los costos de lanzamiento. La compañía israelí dice que el nuevo satélite tiene una esperanza de vida de no menos de 14 años y está diseñado específicamente para proporcionar servicios de comunicación multinacionales a clientes o países con diversas necesidades de comunicación. El MCS utiliza un sistema de propulsión eléctrica desarrollado específicamente para este satélite de bajo peso.

Te puede interesar: Starlink: Israel y Musk llegan a un acuerdo

Deja un comentario