adplus-dvertising

Los avances en Inteligencia Artificial son una importante herramienta para facilitarle la vida a la humanidad. Sin embargo, también está generando ciertas dificultades.

Por ejemplo, recientemente un científico informático estadounidense intentó registrar patentes sobre invenciones creadas por su sistema de inteligencia artificial.

Sin embargo, en un caso histórico en el Reino Unido sobre si la IA puede poseer derechos de patente, la Oficina de Propiedad Intelectual británica rechazó el pedido, basándose en que el inventor debe ser un ser humano o una empresa, y no una máquina.

Stephen Thaler pidió que se le concedieran dos patentes en el Reino Unido para invenciones que, según él, fueron ideadas por su “máquina de creatividad” llamada DABUS.

Thaler había apelado ante el Tribunal Supremo del Reino Unido, que el miércoles rechazó por unanimidad el pedido porque, según la ley de patentes británica, “un inventor debe ser una persona física”.

Los argumentos de la Corte

“Esta apelación no se refiere a la cuestión más amplia de si los avances técnicos generados por máquinas que actúan de forma autónoma y funcionan con IA deberían ser patentables”, explicó el juez David Kitchin.

“Tampoco le preocupa la cuestión de si el significado del término ‘inventor’ debería ampliarse para incluir máquinas impulsadas por IA que generan productos y procesos nuevos y no obvios”, agregó.

Por su parte, los abogados de Thaler dijeron en un comunicado que “la sentencia establece que la ley de patentes del Reino Unido es actualmente inadecuada para proteger invenciones generadas de forma autónoma por máquinas de IA”.

A principios de este año, Thaler perdió una licitación similar en Estados Unidos, donde la Corte Suprema se negó a escuchar una impugnación de la negativa de la Oficina de Patentes y Marcas a conceder patentes para invenciones creadas por su sistema de inteligencia artificial.

Tal vez te interese: El Pentágono tiene dificultades para definir qué es un trabajador de IA

Deja un comentario