adplus-dvertising

La búsqueda de signos de vida en Marte da un paso significativo gracias a las recientes revelaciones del rover Curiosity de la NASA. Un equipo de geólogos, utilizando imágenes de Marte capturadas por el Curiosity, escaneos de roca sedimentaria en el Golfo de México y avanzadas simulaciones por ordenador, ha identificado evidencias convincentes de qué antiguos ríos fluían en la superficie del Planeta Rojo. Este descubrimiento arroja una nueva perspectiva sobre la historia de Marte.

Las pruebas se basan en datos recopilados por el Curiosity en el cráter Gale, una vasta cuenca de impacto en Marte. Los geocientíficos, liderados por el Dr. Benjamín Cárdenas de la Universidad Estatal de Pensilvania, han descubierto evidencias que sugieren que Marte fue en el pasado un mundo con una red fluvial. Esto tiene enormes implicaciones para la posibilidad de que Marte albergara vida en algún momento.

Los ríos desempeñan un papel fundamental en los ciclos químicos y de nutrientes, lo que influye directamente en la vida. Por lo tanto, el descubrimiento de estos antiguos ríos en Marte aumenta la esperanza de encontrar signos de vida pasada o presente en el planeta. Esta investigación sugiere que Marte podría haber albergado muchas más vías fluviales de las que se creía, lo que potencialmente proporciona un panorama más optimista de su historia.

Las características geológicas específicas, denominadas “características de banco y nariz”, descubiertas en los datos del Curiosity, se encuentran en varios cráteres en Marte. Aunque estos rasgos habían sido previamente ignorados, se ha demostrado que se formaron a partir de depósitos de agua en movimiento. Esta identificación amplía nuestra comprensión de la extensión de los ríos en Marte.

El reconocimiento de la existencia de ríos en Marte no es nuevo. Desde las primeras imágenes de Marte capturadas por la nave espacial Mariner 9, se sabía que había canales fluviales secos y llanuras aluviales en la superficie del planeta rojo. Además, se han encontrado indicios de compuestos sulfurosos y crestas sedimentarias en canales fluviales que datan de miles de millones de años.

Sin embargo, la revelación de estos relieves específicos sugiere que los ríos en Marte eran aún más extendidos de lo que se creía anteriormente. La mezcla de pendientes pronunciadas y bancos poco profundos junto con las crestas cortas denominadas “narices” se forma a medida que los ríos depositan material sedimentario, que luego es erosionado en una dirección preferente.

Este hallazgo se basa en simulaciones informáticas que utilizaron imágenes del Curiosity y escaneos tridimensionales de lechos rocosos sedimentarios tomados en el Golfo de México hace 25 años. Estas simulaciones arrojaron luz sobre cómo se formaron las características geográficas.

Este descubrimiento se suma a la creciente comprensión de Marte como un planeta que podría haber tenido las condiciones adecuadas para la vida en el pasado. El Curiosity ya había confirmado previamente la presencia de agua líquida en el cráter Gale, lo que plantea la pregunta de si estas vías fluviales podrían haber sido el hogar de formas de vida en algún momento en la historia de Marte.

Te puede interesar: Curiosity llegó a la Cresta de Gediz Vallis

Deja un comentario