adplus-dvertising

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) cerró una investigación sobre la falla del cohete New Shepard de Blue Origin en 2022, lo que obligará a la empresa a rediseñar el motor del vehículo y a hacerle otras correcciones.

“Blue Origin debe tomar 21 acciones correctivas antes de que su cohete reutilizable New Shepard pueda volver a volar, incluido un rediseño de los componentes del motor y de la boquilla para mejorar el rendimiento estructural durante la operación, así como cambios organizativos”, dijo la FAA.

Por su parte, un portavoz de Blue Origin dijo que “hemos recibido la carta de la FAA y planeamos volar pronto”.

Imagen de uno de los aterrizajes de la cápsula del cohete New Shepard. Créditos: REUTERS/Ivan Pierre Aguirre

El New Shepard, que transporta carga y humanos en viajes cortos al espacio, ha estado en tierra desde que una misión no tripulada en septiembre de 2022 falló, aproximadamente un minuto después del despegue desde Texas, lo que obligó a que la cápsula del cohete llena de experimentos de la NASA se expulsara de manera segura en pleno vuelo.

En marzo, Blue Origin dijo que New Shepard volaría “pronto” después de concluir que el percance fue causado por una “falla estructural” en la boquilla del motor del cohete, que se había torcido durante el vuelo por temperaturas más altas de lo normal que salían de la combustión del motor.

La FAA arribó a la misma conclusión que Blue Origin y dijo que la compañía no podrá obtener una licencia para volar hasta que demuestre que ha realizado todas las correcciones necesarias.

Tal vez te interese: Guiño de la FAA para SpaceX y el Starship

Deja un comentario