adplus-dvertising

No hay dudas de que, actualmente, SpaceX es la empresa que está dominando el lanzamiento y puesta en órbita de satélites de internet con su constelación Starlink.

Sin embargo, hay otros operadores que ya se están posicionando para competir con la empresa de Elon Musk, particularmente cuando se trata de servicios militares y gubernamentales.

Estas compañías son OneWeb, con sede en el Reino Unido, e Intelsat, con sede en Luxemburgo, que se han percatado de que el propio Musk desactivó en secreto los servicios de Starlink para evitar que Ucrania atacara buques de guerra rusos en Sebastopol.

Desde entonces, Musk ha declarado que no desactivó Starlink, pero que de hecho nunca activó el servicio en la región por preocupaciones sobre cómo Rusia podría responder a un ataque.

En ese momento, SpaceX no tenía un contrato militar, pero el Departamento de Defensa de EE. UU. formalizó desde entonces un acuerdo con la empresa. Así, tras lo sucedido, el escenario ha generado preocupación entre los líderes militares, ya que compañías comerciales podrían rechazar brindar servicios en tiempos de conflicto.

Al respecto, Chris Moore, vicepresidente de defensa y seguridad de OneWeb, explicó que hay un problema de suministro con estos servicios: “es bueno tenerlo. Hay mucho espacio para nosotros y Starlink en términos de resolver los problemas de conectividad del mundo en el corto plazo. Y, por supuesto, otros se conectarán”.

Por su parte, Rory Welch, vicepresidente de gobierno global y servicios satelitales de Intelsat, dijo que SpaceX “ha obligado a muchos proveedores tradicionales como Intelsat a mejorar nuestro juego. Estamos haciendo grandes inversiones en nuestra futura red”.

Créditos: OneWeb

¿Cómo competirán?

Para poder hacerlo, tanto OneWeb como Intelsat debieron reconstruirse, por lo que ambas se declararon en quiebra en 2020 y se sometieron a una reestructuración financiera.

Hoy en día, la flota de OneWeb es mucho más pequeña que la de Starlink, pero Moore dijo que la compañía tiene una base de clientes más estrecha que incluye industrias de alto nivel como telecomunicaciones y energía, así como agencias militares y otras agencias gubernamentales. Si bien puede competir con Starlink en esas áreas, está menos centrado en el mercado de consumo masivo.

Por su parte, Intelsat también ha estado trabajando para reforzar su posición en el mercado y una característica central de esa estrategia fue establecer en enero su negocio global de servicios gubernamentales y satelitales.

La nueva unidad de negocios está enfocada en hacer crecer el trabajo de la empresa con aliados internacionales, incluyendo países de Europa del Este, Escandinavia y la región de Asia y el Pacífico que se preocupan por las amenazas a la seguridad de Rusia o China.

Tal vez te interese: Starlink: SpaceX llegó al lanzamiento número 65 en 2023

Deja un comentario