adplus-dvertising

Este viernes 12 de enero, la NASA y Lockheed Martin presentaron formalmente su silencioso avión supersónico X-59 con el que se “pretende recopilar datos que podrían revolucionar los viajes aéreos, allanando el camino para una nueva generación de aviones comerciales que pueden viajar más rápido que la velocidad del sonido”.

“Este es un logro importante que sólo fue posible gracias al arduo trabajo y el ingenio de la NASA y de todo el equipo X-59”, dijo la administradora adjunta de la NASA, Pam Melroy. 

“En tan sólo unos pocos años hemos pasado de un concepto ambicioso a una realidad. El X-59 de la NASA ayudará a cambiar la forma en que viajamos, acercándonos en mucho menos tiempo”, agregó.

El avión fue presentado durante una ceremonia organizada por el contratista principal Lockheed Martin Skunk Works en sus instalaciones de Palmdale, California.

El X-59 forma parte de la misión Questst de la NASA, que se centra en proporcionar datos para ayudar a los reguladores a reconsiderar las reglas que prohíben los vuelos supersónicos comerciales sobre tierra debido a las perturbaciones causadas por las fuertes explosiones sónicas.

Se espera que el X-59 vuele a 1,4 veces la velocidad del sonido, lo que equivaldría a 1.760 kilómetros por hora, pero, gracias a su diseño, forma y tecnologías, la aeronave alcanzaría estas velocidades mientras genera un golpe sónico más silencioso: el X-59 mide 30 metros de largo y 4,27 metros de alto, y se estima que podría alcanzar una altitud de crucero 16.764 metros.

“Es emocionante considerar el nivel de ambición detrás de Questt y sus beneficios potenciales”, dijo Bob Pearce, administrador asociado de investigación aeronáutica en la sede de la NASA en Washington. 

“La NASA compartirá los datos y la tecnología que generemos a partir de esta misión única con los reguladores y la industria. Al demostrar la posibilidad de realizar viajes comerciales supersónicos silenciosos por tierra, buscamos abrir nuevos mercados comerciales para las empresas estadounidenses y beneficiar a los viajeros de todo el mundo”, agregó.

¿Un posible debut?

Está previsto que el avión realice su primer vuelo a finales de este año, seguido de su primer vuelo supersónico silencioso. 

El x-59 posee una nariz delgada y cónica que representa casi un tercio de su longitud y romperá las ondas de choque que normalmente provocarían un estallido sónico.

Debido a esta configuración, la cabina se encuentra casi a la mitad de la longitud del avión y no tiene ventana orientada hacia adelante. Además, el avión posee su motor en la parte superior, mientras que se le dio a la parte inferior una forma lisa para ayudar a evitar que las ondas de choque se fusionen detrás del avión y provoquen un estampido sónico.

Tal vez te interese: ¿Se empareja la carrera espacial entre EE.UU. y China?

Deja un comentario