adplus-dvertising

Tal como se preveía, debido a los sucesivos retrasos, el 2024 no será el año en el que los astronautas de la NASA regresen a la Luna.

A través de su programa Artemisa, la agencia espacial estadounidense tenía planeado enviar cuatro astronautas en noviembre para orbitar la Luna por primera vez desde la misión Apolo 17 en 1972.

Sin embargo, a diferencia del siglo XX, donde la NASA trabajó en soledad, ahora se ha asociado con diferentes contratistas privados, lo que la ha obligado a modificar su cronograma para darles más tiempo a sus socios.

Tal como explicó Bill Nelson, administrador de la NASA, la misión Artemisa II se pospondrá casi un año, hasta septiembre de 2025, debido a retrasos diseñados “para dar a los equipos más tiempo para superar los desafíos”.

Además, la decisión también implica que Artemisa 3, que tenía como objetivo que un grupo de astronautas alunizara en el satélite natural a fines de 2025, no se realizará al menos hasta septiembre de 2026.

Amit Kshatriya, jefe de la estrategia de exploración de la Luna y Marte de la NASA, explicó que el nuevo calendario “reconoce los desafíos de desarrollo muy reales que han experimentado nuestros socios de la industria”.

Cabe recordar que en el programa Artemisa la NASA utilizará el sistema de lanzamiento espacial liderado por Boeing y Northrop Grumman; la cápsula Orion de Lockheed; y la nave Starship de SpaceX.

Christina Koch, Victor Glover, Reid Wiseman y Jeremy Hansen son los cuatro astronautas que la NASA seleccionó para la misión Artemisa II.

En este sentido, Kshatriya agregó que entre las razones de los retrasos se encuentran problemas en torno al escudo térmico de Orión, el caparazón que protege a los astronautas del calor al reingresar a la atmósfera de la Tierra, y las baterías y el sistema eléctrico de la nave espacial. Orion se lanzó al espacio por primera vez en 2022, sin tripulación, en el marco de la misión Artemisa I.

Por otra parte, Kshatriya consideró que uno de los desafíos más grandes del programa está relacionado con el Starship: aunque SpaceX ha realizado pruebas de lanzamiento con el cohete, el mismo estalló dos veces y todavía no está listo para volar.

Además, aún debe dar garantías de que puede estacionar y recargar combustible en plataformas espaciales “cisterna” en órbita, un paso fundamental para transportar astronautas a cualquier lugar más allá de la órbita de la Tierra.

Según Jessica Jensen, vicepresidenta de operaciones e integración de clientes de SpaceX, se necesitarán unos 10 lanzamientos de naves estelares para llenar la nave “cisterna” que actuará como estación orbital de combustible y, recién en ese momento, Starship podrá estacionar allí y llenar sus tanques antes de llevar seres humanos a la Luna.

Tal vez te interese: Aniversario: la NASA publicó un video del reingreso a la Tierra de la misión Artemisa 1

1 COMENTARIO

  1. Todo lo expresado en el artículo tiene un profundo “olor”, a escusas bobas. ¿ Cómo se puede señalar que el “escudo térmico” del vehículo de reentrada, necesita “ajustes”, si la NASA envió 9 misiones Apolo, a la luna y ninguna tuvo problemas con los escudos térmicos de reingreso?.

Deja un comentario