adplus-dvertising

En un paso significativo para el desarrollo aeroespacial argentino, se llevaron a cabo ensayos cruciales del motor RS-2, una creación de la empresa VENG, en las instalaciones del Centro Espacial Teófilo Tabanera, ubicado en la provincia de Córdoba. Estas pruebas no solo han confirmado la eficacia del motor, sino que también han allanado el camino para futuros desarrollos en la serie RS.

La jornada de ensayos se estructuró en dos fases fundamentales. Inicialmente, se realizó un breve disparo de 10 segundos para asegurar que todos los parámetros operativos se encontraran dentro de los límites nominales. Posteriormente, se llevó a cabo el disparo principal, que se extendió por 135 segundos, superando con éxito las expectativas de rendimiento.

Un aspecto crucial del ensayo fue la validación de la facilidad conocida como “Banco de Ensayos BPM4K” en el Centro Espacial Teófilo Tabanera. Gracias a los resultados obtenidos, este banco de pruebas ha sido aprobado para futuras evaluaciones del motor RS-3, marcando así un hito en las capacidades de prueba y desarrollo en el centro.

Pruebas Anteriores en agosto

Es esencial destacar los ensayos realizados en agosto, donde se efectuaron disparos fundamentales del motor RS-2 en las instalaciones de la empresa Valthe, situadas en la localidad cordobesa de General Ordoñez. Durante estas pruebas, se ejecutaron disparos de diferentes duraciones: 15, 30 y un destacado ensayo de 100 segundos.

El núcleo de estos ensayos se centró en evaluar la pieza vital del motor conocida como “liner” o “tobera”, diseñada meticulosamente por VENG utilizando una aleación de cobre especializada. Esta pieza es esencial ya que actúa como la cámara de combustión del motor. Los propulsores empleados en estas pruebas incluyeron oxígeno líquido y kerosene de uso espacial (RP-1), marcando un avance significativo en la tecnología de propulsión.

Implicaciones para el Proyecto Tronador

El desarrollo del motor RS-2 está intrínsecamente ligado al Proyecto Tronador, específicamente para impulsar la segunda etapa del cohete Tronador II-250.

Mientras que la primera etapa del cohete se enfoca en alcanzar altitudes y superar la resistencia atmosférica, la segunda etapa se beneficiará del motor RS-2 para continuar con la trayectoria y cumplir con los objetivos de misión.

Con estos ensayos exitosos, VENG y sus socios están un paso más cerca de materializar el potencial del Proyecto Tronador.

Te puede interesar: VENG y el Astillero Río Santiago buscarán recuperar el banco de ensayos de propulsión de lanzadores

Deja un comentario