adplus-dvertising

En una operación altamente esperada y repleta de expectativas, el avión espacial X-37B de la Fuerza Espacial estadounidense ha sido lanzado al espacio desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida. El cohete Falcon Heavy de SpaceX se encargó de poner en órbita este misterioso artefacto tras varios contratiempos técnicos y meteorológicos.

El despegue, que tuvo lugar en la noche del jueves 28 de diciembre, marcó un hito: fue la primera vez que el X-37B viajó impulsado por el potente Falcon Heavy, considerado el segundo cohete más robusto del mundo, superado únicamente por el Space Launch System de la NASA. Este evento fue el lanzamiento número 95 de SpaceX en el año 2023, con futuras misiones en el horizonte cercano.

El X-37B, conocido también como OTV-7 o “Orbital Test Vehicle-7”, emprenderá una serie de objetivos cruciales para la Fuerza Espacial estadounidense. Según adelantaron funcionarios de esta entidad, la misión tiene como propósito explorar “nuevos regímenes orbitales” y ampliar el conocimiento sobre el dominio espacial, incluyendo experimentación con tecnologías futuras.

La estructura del Falcon Heavy, compuesta por tres etapas principales, demostró su eficiencia al permitir que dos de sus propulsores exteriores regresaran a tierra y aterrizaran con precisión en la Estación Espacial de Cabo Cañaveral, marcando un nuevo logro para SpaceX.

Además de las tareas militares y de experimentación, el X-37B también alberga proyectos civiles. Uno de ellos es el experimento de la NASA denominado “Seeds-2”, cuyo objetivo es analizar la respuesta de las semillas de plantas al entorno de radiación del espacio, sentando las bases para futuras misiones espaciales tripuladas.

Con respecto a la duración de esta misión, si se toman como referencia las seis misiones anteriores del X-37B, se espera que el OTV-7 permanezca en el espacio durante un período prolongado, superando posiblemente los 908 días de su última misión.

Aunque las especificidades de las misiones del X-37B se mantienen en secreto, es evidente que la Fuerza Espacial estadounidense está intensificando sus esfuerzos para fortalecer su presencia y capacidad en el dominio espacial. Este lanzamiento también refuerza la colaboración entre SpaceX y las entidades gubernamentales en el impulso de tecnologías espaciales avanzadas.

Te puede interesar: SpaceX apunta a lanzar el avión X-37B a partir del 28 de diciembre

Deja un comentario