adplus-dvertising

Lockheed Martin anunció que, con Space Nuclear Power Corp y BWX Technologies como socios, su equipo JETSON abordará la creciente necesidad de movilidad avanzada de naves espaciales a través del eso de la energía eléctrica nuclear.

En julio, Lockheed Martin recibió US$ 33,7 millones del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (AFRL) para el programa Conjunto de Tecnología Emergente de Suministro de Alta Potencia Nuclear en Órbita (JETSON) con el objetivo de desarrollar la energía nuclear eléctrica de alta potencia para tecnologías de propulsión.

Al respecto, desde Lockheed Martin consideraron que “al proporcionar energía eléctrica a bordo y para alimentar los propulsores eléctricos Hall en los satélites LM2100 de Lockheed Martin, JETSON constituye un paso decisivo en el uso de la propulsión eléctrica nuclear para llevar a los humanos a la Luna, Marte y más allá”.

En este sentido, Barry Miles, director del programa JETSON e investigador principal de Lockheed Martin, explicó que “el desarrollo de la fisión nuclear para aplicaciones espaciales es clave para introducir tecnologías que podrían cambiar drásticamente la forma en que nos movemos y exploramos en la inmensidad del espacio”.

CONCEPTO DEL LABORATORIO NACIONAL DE LOS ÁLAMOS CON UN SISTEMA DE REACTOR NUCLEAR ESPACIAL PARA PRODUCIR ELECTRICIDAD DE ALTA POTENCIA. 

El reactor de JETSON

JETSON utilizará un reactor de fisión que genera calor y que luego se transfiere a motores Stirling para producir entre 6 kWe y 20 kWe de electricidad.

El reactor se basa en gran medida en el diseño y las lecciones de la demostración del Reactor Kilopower, que utiliza tecnología Stirling de la NASA.

“Un futuro experimento de vuelo JETSON mejorará las capacidades de maniobra y potencia que darán forma a las futuras operaciones de la fuerza espacial”, dijo Andy Phelps, director ejecutivo de SpaceNukes. 

“Estados Unidos no ha hecho volar un reactor al espacio desde 1965. Como el primer reactor novedoso probado en más de 50 años, le estamos dando a nuestro país un salto técnico – tanto terrestre como en órbita – así como la capacidad de expandirse en la futura exploración espacial”, agregó.

Esta tecnología tiene el potencial de producir una mucho mayor electricidad que la de las naves espaciales alimentadas por paneles solares, que generalmente generan alrededor de 600 vatios de potencia, o el equivalente a seis bombillas. 

Por lo tanto, para misiones de exploración del espacio profundo, que no están tan cerca del sol o en regiones sombreadas, los subsistemas de propulsión eléctrica nuclear son una gran alternativa.

Tal vez te interese: Avanza la cooperación nuclear entre Argentina y Brasil

Deja un comentario