adplus-dvertising

Aunque ya pasaron casi diez años desde que la nave espacial New Horizons de la NASA visitó Plutón, el planeta enano sigue revelando increíble información: los científicos, que estudian los datos recopilados por la nave, ahora analizan un cráter inusual cerca de una región llamada Sputnik Planitia.

Y, según sus estimaciones, allí podría encontrarse un supervolcán que probablemente hizo erupción hace solo unos pocos millones de años, lo que sería un tiempo relativamente corto si se tiene en cuenta que el sistema solar tiene más de 4.500 millones de años.

Pero lo más sorprendente del hallazgo es que, en lugar de roca fundida, el cráter Kiladze, de 44 km de ancho, parece haber arrojado lava helada sobre la superficie de Plutón en un proceso conocido como criovolcanismo.

Así, este proceso, que también se desarrolla en las lunas de los planetas gigantes gaseosos del sistema solar, arrojó agua de un océano subterráneo oculto de Plutón sobre la superficie.

La sonda New Horizons

El descubrimiento

Los investigadores analizaron las imágenes que New Horizons había tomado y, aunque a primera vista el cráter tenía un aspecto similar a los que dejan los impactos de meteoritos, parecía carecer del tradicional pico central. Además, parecía ligeramente alargado, en consonancia con los movimientos causados por las fuerzas tectónicas desde el interior de Plutón.

Actualmente, la mayor parte de Plutón está cubierta de hielo de metano y nitrógeno, por lo que el “indicio de que Kiladze es diferente” del resto de la superficie del planeta es la fuerte presencia de hielo de agua alrededor del cráter.

“El hielo de agua destaca claramente del hielo de metano que cubre gran parte de la superficie del planeta”, explicó Dale Cruikshank, el autor principal del estudio.

Durante los 4.600 millones de años de vida de Plutón, los científicos estiman que este manto de hielo de metano debe haber alcanzado al menos 14 metros de espesor: “Incluso un centímetro o dos de esta niebla orgánica enmascararía la firma espectral de hielo de agua que observamos”, dijo Cruikshank.

Justamente, esta capa se habría formado en sólo tres millones de años, lo que llevó a Cruikshank y a su equipo a concluir que Kiladze estaba “vivo” hace sólo unos pocos millones de años. Por lo tanto, parece que algo impide que el océano subterráneo de Plutón se congele.

Tal vez te interese: Descubrimiento del Curiosity: Marte pudo ser un planeta de ríos

1 COMENTARIO

Deja un comentario