adplus-dvertising

En medio de una creciente tensión geopolítica, surge un nuevo frente de batalla en el ciberespacio: la utilización de la inteligencia artificial (IA) para propagar mensajes y desinformación en plataformas como YouTube. Un informe reciente revela cómo China ha orquestado una sofisticada campaña de propaganda mediante la creación de videos generados por IA, que promueven su agenda y critican a Estados Unidos.

Según el Instituto Australiano de Política Estratégica, se identificaron al menos 30 canales, agrupados bajo el nombre “Shadow Play”, que promovían discursos prochinos y críticos con la política estadounidense. Estos canales han logrado captar la atención de millones, acumulando cerca de 120 millones de visitas y 730,000 suscriptores.

¿Cómo opera esta campaña?

El informe indica que la estrategia se inició en 2022, buscando influir en la opinión pública angloparlante. Utilizando voces generadas por IA, se han compartido noticias y avances tecnológicos, como un supuesto chip de 1 nanómetro desarrollado por China, que sorprendería al mundo de la tecnología si fuera cierto.

Jacinta Keast, autora del informe, señaló que gran parte del contenido se originó en medios chinos altamente controlados. Esto sugiere una posible colaboración entre entidades estatales chinas y corporaciones o individuos patrióticos para difundir esta narrativa.

Implicaciones y respuestas

La naturaleza sofisticada de la IA dificulta la detección de este tipo de contenido, lo que plantea un desafío significativo para las plataformas de redes sociales. YouTube ha tomado medidas, retirando al menos 19 canales por comportamiento no auténtico. Además, empresas como Synthesia han desactivado cuentas que violaban políticas específicas.

A pesar de los esfuerzos para contrarrestar esta influencia, Keast insiste en la necesidad de mayor transparencia. “Los gobiernos deben identificar y compartir abiertamente estas operaciones para fortalecer la resistencia democrática”, afirma.

Te puede interesar: Regulación de la Inteligencia Artificial: desafíos y alternativas globales

Deja un comentario