adplus-dvertising

Este lunes, la Agencia Espacial Europea (ESA), formada por 22 países, celebrará conversaciones ministeriales en Sevilla, a lo que le seguirá una sesión conjunta con la Unión Europea sobre competitividad en el espacio el martes.

La “Cumbre Espacial” de dos días se produce cuando Europa enfrenta una brecha en el acceso autónomo al espacio después de retrasos en el nuevo cohete Ariane 6.

Los ministros intentarán resolver las tensiones entre las principales naciones espaciales, Francia, Alemania e Italia, sobre la política de lanzadores, incluida la financiación a mediano plazo para Ariane 6, que ahora realizará su primer lanzamiento de prueba en 2024, cuatro años más tarde de lo planeado.

Francia, donde tiene su sede el fabricante ArianeGroup, quiere financiación adicional para ayudar a absorber los sobrecostos, ya que se estima que el déficit ha sido de más de 350 millones de euros.

Por su parte, Alemania, que habitualmente es vista como reacia a pagar a la industria francesa, quiere estimular su propio sector emergente de lanzamiento independiente, mientras que Italia quiere proteger su proyecto Vega-C y avanzar en los programas de exploración.

Preocupación en la ESA

Hablando antes de la reunión de Sevilla, el director general de la ESA, Josef Aschbacher, instó a Europa a no repetir errores del pasado en el sector tecnológico.

“La economía espacial está creciendo. No participar en esto sería, en mi opinión, estratégicamente muy difícil de justificar”, dijo Aschbacher, quien consideró que hace dos décadas, Europa no estaba muy lejos de Estados Unidos o Japón en términos de patentes y capacidad intelectual.

“Hoy en día, las mayores empresas de TI no están en Europa. Algunas están en Estados Unidos, otras en China. Hemos perdido el tren. La tecnología cuántica es un ejemplo similar en el que ahora estamos tratando de ponernos al día”, agregó.

Actualmente, Europa lidera en rubros como la observación del clima, la navegación y la ciencia espacial, pero no se ha metido de lleno en lo que respecta a la exploración humana, optando en cambio por un papel secundario en proyectos liderados por la NASA.

Se espera que los ministros discutan una propuesta de la ESA para invitar a financiación privada para un posible nuevo avión espacial diseñado para transportar carga hacia y desde las estaciones espaciales del futuro. 

Tal vez te interese: Ariane 6: ESA ve luz al final del túnel

Deja un comentario