adplus-dvertising

La NASA continúa su búsqueda de soluciones innovadoras para impulsar sus misiones espaciales futuras. En un emocionante avance, la agencia ha desarrollado y probado con éxito toberas de cohetes impresas en 3D fabricadas con un nuevo tipo de aluminio, allanando el camino para una exploración más eficiente y exitosa en el espacio profundo.

En colaboración con Elementum 3D, la NASA ha creado las toberas RAMFIRE (Fabricación Aditiva Reactiva para la Cuarta Revolución Industrial) utilizando un aluminio revolucionario denominado A6061-RAM2. Este aluminio es robusto y, al mismo tiempo, ligero, lo que se traduce en una reducción significativa de la masa que debe ser lanzada desde la Tierra al espacio, lo que se traduce en un ahorro de combustible notable.

El aluminio, aunque liviano, ha sido históricamente problemático en aplicaciones de toberas debido a su susceptibilidad al calor extremo y la dificultad de soldadura en este entorno. Sin embargo, la NASA ha superado estos desafíos utilizando un proceso innovador llamado deposición de energía dirigida por polvo láser (LP-DED) modificado en colaboración con Elementum 3D. Este método permite una rápida refrigeración estructural y las toberas RAMFIRE incorporan canales internos para una refrigeración adicional.

Este enfoque ha dado como resultado toberas más livianas y de construcción más rápida en comparación con las toberas tradicionales, que a menudo requieren cientos de piezas móviles para su montaje. La RAMFIRE se crea como una sola pieza.

Durante pruebas realizadas a principios de este año, las toberas RAMFIRE demostraron su resistencia a los rigores del espacio profundo. Se encendieron con éxito 22 veces en menos de 10 minutos, a una presión mayor de la prevista, utilizando diferentes tipos de combustible. Esta innovación no se limita solo a las toberas, ya que otros componentes del transbordador espacial, como boquillas de fluidos criogénicos, podrían beneficiarse de este revolucionario proceso.

Este avance llega en un momento crucial cuando la NASA se prepara para futuras misiones, como el programa Artemis, que tiene como objetivo llevar a la humanidad de regreso a la Luna y, finalmente, a Marte. La agencia planea enviar una tripulación en órbita alrededor de la Luna en mayo de 2024. Componentes como las toberas RAMFIRE podrían desempeñar un papel vital en el éxito de estas misiones.

Te puede interesar: La NASA pospone hasta 2024 el debut de su avión supersónico silencioso

Fuente: TechSpot

Deja un comentario