adplus-dvertising

La Corporación Espacial Sueca lanzó un cohete, cuya trayectoria terminó desviándose hasta aterrizar en las montañas de Noruega. Según confirmaron el martes las autoridades suecas, la carga útil del cohete fue recuperada y transportada de vuelta al lugar de lanzamiento. Afortunadamente, no se han registrado heridos y se está llevando a cabo una investigación.

El cohete TEXUS-58 despegó el lunes por la mañana desde el centro espacial de Esrange, el cual se encuentra al norte de Suecia. El mismo “siguió una trayectoria ligeramente más larga y más hacia el oeste de lo previsto y aterrizó al final del vuelo 15 kilómetros dentro de Noruega”, a unos 40 kilómetros al noroeste del lugar de aterrizaje previsto.

El cohete formaba parte de un programa encargado por la Agencia Espacial Europea y voló a una altitud de 250 kilómetros con tres experimentos de microgravedad a bordo. Dos de los experimentos, VIPer y Perwaves, están relacionados con la investigación de la “transición verde”, mientras que el tercero, llamado ICAPS, investigaba el proceso de formación de planetas.

Marko Kohberg, el director de operaciones de cohetes y globos en Esrange, dijo que es demasiado pronto para especular y que “se trata de una anomalía que nos tomamos muy en serio. Ahora estamos investigando la razón por la que el cohete voló más al noroeste de lo nominal”.

La corporación confirmó que contactó con las autoridades suecas y noruegas horas después del aterrizaje. Desde que se recuperó la carga útil de investigación y fue llevada de vuelta a Esrange en helicóptero, se están investigando los “detalles técnicos de la trayectoria de vuelo no nominal”.

Te puede interesar: BRICS: Diecinueve países solicitaron formalmente su membresía

Deja un comentario