Recientemente, la empresa brasileña de tecnología e innovación Ouronova (anteriormente Ouro Negro) firmó un acuerdo junto a la compañía británica con sede en Brasil de exploración y producción de gas y petróleo, Repsol Sinopec, con el objetivo de desarrollar una solución digital novedosa con inteligencia artificial y recursos de aprendizaje automáticos que pueda “registrar los pozos que serán abandonados permanentemente”. 

Esta nueva tecnología llamada Plug & Abandonment Assistant consistirá en una plataforma informática que agregue “inteligencia” a la interpretación de los datos de registro, promoviendo una mayor confiabilidad en la evaluación de la calidad e integridad de la capa de cemento en pozos. Esto permitirá, según los expertos, transformar la forma en que se realizan sus evaluaciones a través de recabar información y ser procesada por el algoritmo, logrando reducir tiempos y costos.

TN Petróleo

Así también lo afirmó el CEO de Ouronova, Eduardo Costa, destacando que será “un hito significativo en el aumento de la confiabilidad de la evaluación de la calidad y la reducción del tiempo necesario para completar la tarea, lo que dará como resultado operaciones de P&A menos costosas, en particular para el abandono de pozos submarinos cuando el registro se realiza a través de la tubería de producción”.

Este algoritmo que trabajará con la tecnología implantada y desarrollada por Ouronova promoverá que se realice una mejor evaluación de los pozos abandonados, y permitirá también detallar cómo y por qué llegó a esa conclusión. Esto ayudará a acelerar distintos proyectos de la empresa de Repsol Sinopec Brasil, que se posiciona como el cuarto productor de petróleo y gas del país con una producción media diaria de 80.000 barriles en Sapinhoá, Lapa y Albacora Leste. 

Te puede interesar: Brasil: Bolsonaro y Lula se sacan chispas en el primer debate

Deja un comentario