adplus-dvertising

El Ariane 5 ha despegado del espaciopuerto de Kourou a las 13:20 del 25 de diciembre de 2021 y el James Webb, el telescopio de los 10.000 millones de dólares, ya se dirige a su destino final muy lejos de la Tierra. Uno de los momentos más críticos del proyecto ha terminado en un rotundo éxito.

Empieza ahora un viaje de 1.500 millones de kilómetros y seis meses de duración hasta que se puedan ver las primeras imágenes del mismo. 

El telescopio James Webb, un proyecto conjunto de la NASA y las agencias espaciales europea (ESA) y canadiense (CSA) ofrecerá mejores imágenes del universo y permitirá hacer un viaje en el tiempo increíble: si se toma en comparación es 100 veces más potente que el legendario Hubble.

El telescopio espacial James Webb pasará aproximadamente un mes viajando hasta el llamado segundo punto de Lagrange (L2), que está aproximadamente a 1,5 millones de kilómetros de la tierra. Durante ese viaje el James Webb irá desplegándose, irá reduciendo su temperatura operativa y sus sistemas comenzarán a ser evaluados de forma previa a iniciar sus funciones.

Eso le permitirá al James Webb tener una perspectiva “sin distracciones” del espacio exterior con la que podrá tomar imágenes que hasta ahora eran impensadas para el hombre. 

Tras el mes de viaje, quedarán cinco meses en los que el equipo de Tierra se encargará de alinear la óptica del telescopio y de calibrar los instrumentos científicos. Se alinearán los sistemas del telescopio y se tomarán las primeras imágenes de calibración. 

Será seis meses después del lanzamiento, en torno a la mitad del 2022, cuando empiece a funcionar correctamente y las primeras imágenes captadas por el telescopio estén listas para ser compartidas.

Te puede interesar: ¿Rusia está armando el espacio?

Deja un comentario