adplus-dvertising

Este jueves despegó desde Corea del Sur el primer cohete espacial de construcción nacional en un lanzamiento de prueba, aunque no logró poner en órbita un satélite ficticio. Sin embargo, demostró un “gran salto” para los planes espaciales del país. 

El lanzamiento estaba supervisado por el Instituto de Investigación Aeroespacial de Corea (KARI). El cohete se trasladó a su plataforma de lanzamiento el miércoles, y se colocó junto a una estructura de lanzamiento.

Se trata del cohete KSLV-II Nuri, que posee tres etapas y está adornado con la bandera nacional. El jueves se elevó una columna de llamas desde su plataforma de lanzamiento en el Centro Espacial Naro a las 5 p.m. 

El mismo está diseñado para poner en órbita cargas útiles de 1,5 toneladas de 600 a 800 km sobre la Tierra, como parte de un esfuerzo espacial más amplio que prevé el lanzamiento de satélites para vigilancia, navegación, y comunicaciones.

El presidente Moon Jae-in observó el lanzamiento desde el centro espacial, y afirmó que el cohete “completó sus secuencias de vuelo” aunque no logró el objetivo final. 

‘Desafortunadamente, no logramos completamente nuestro objetivo’, dijo en un discurso en el sitio, en el cual elogió a los trabajadores y dijo que a pesar de la misión incompleta el proyecto seguiría adelante.

Según las autoridades, la etapa final del cohete pareció apagarse 40-50 segundos antes lo que generó que la carga útil no alcanzara la velocidad necesaria para lograr su objetivo. 

“El lanzamiento de hoy dejó algo de decepción, pero es significativo, ya que fue la primera prueba del vehículo de lanzamiento desarrollado de forma independiente con nuestra propia tecnología”, declaró Lim Hye-sook, ministro de ciencia y tecnología.

Se espera que la próxima prueba sea programada para el 19 de mayo.

Te puede interesar: La empresa Hyundai Merchant Marine amplía las rutas marítimas entre Corea del Sur y Sudamérica

Deja un comentario