adplus-dvertising

Los satélites podrían tener una vida más larga gracias a la nueva tecnología que está probando Northrop Grumman.

El lunes (12 de abril), Northrop Grumman Corporation y SpaceLogistics LLC (una filial de Northrop Grumman) anunciaron que su nave espacial de servicio de satélites, denominada Mission Extension Vehicle 2 (MEV-2), se acopló con éxito al satélite comercial de comunicaciones Intelsat 10-02 (IS-10-02).

MEV-2 es una nave espacial robótica diseñada para acoplarse a satélites envejecidos para ayudar a extender sus operaciones en órbita. Se lanzó el 15 de agosto de 2020 en un cohete Ariane 5. MEV-2 sigue los pasos de su predecesor MEV-1, que se conectó a otro satélite de Intelsat el 25 de febrero de 2020.
El acoplamiento del MEV-2 a este satélite de Intelsat el lunes “fue tan emocionante y exitoso como el acoplamiento del MEV-1”, dijo Joe Anderson, director de los servicios de vehículos de extensión de misión de Northrop Grumman, durante un comunicado en directo el lunes.

Un primer plano del satélite IS-10-02, captado por el vehículo MEV-2 mientras se aproxima al muelle. (Crédito de la imagen: Northrop Grumman)

La nave comenzó a acoplarse alrededor de las 6:30 a.m. EDT (1030 GMT) y se completó a las 1:34 p.m. EDT (1734 GMT), según Anderson.

En una imagen publicada recientemente, se puede ver el IS-10-02 desde la perspectiva del MEV-2 que se está acoplando; la cámara de infrarrojos de amplio campo de visión del vehículo fue capaz de tomar imágenes del satélite a 15 metros de distancia. “Es la primera vez que los humanos ven este satélite desde su lanzamiento en junio de 2004”, añadió Anderson.

Portada: Esta vista de la nave espacial MEV-2 de Northrop Grumman muestra el satélite IS-10-02 mientras se aproxima para acoplarse. (Crédito de la imagen: Northrop Grumman)

Tal vez te puede interesar: Japón verterá los desechos de la planta nuclear Fukushima en el mar

Deja un comentario