adplus-dvertising

El Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (Stratospheric Observatory for Infrared Astronomy) SOFIA de la NASA ha confirmado, por primera vez, agua en la superficie de la luna iluminada por el sol, anunció la agencia el lunes.

Este descubrimiento indica que el agua puede ser distribuida a través de la superficie lunar, y no se limita a lugares fríos y sombríos, dijo la NASA.

SOFIA ha detectado moléculas de agua (H2O) en el cráter Clavius, uno de los cráteres más grandes visibles desde la Tierra, situado en el hemisferio sur de la luna. Observaciones anteriores de la superficie de la luna detectaron alguna forma de hidrógeno, pero no pudieron distinguir entre el agua y su pariente químico cercano, el hidroxilo (OH), dijo la NASA.

Los datos de esta ubicación revelan agua en concentraciones de 100 a 412 partes por millón – aproximadamente equivalente a una botella de 12 onzas de agua – atrapada en un metro cúbico de suelo esparcido por la superficie lunar, según la NASA.

“Confirmamos el agua en la superficie lunar iluminada por el Sol por primera vez usando el telescopio @SOFIA. No sabemos todavía si podemos usarla como un recurso, pero aprender sobre el agua en la Luna es clave para nuestros planes de exploración #Artemis”, escribió el administrador de la NASA, Jim Bridenstine.

El agua es un recurso precioso en el espacio profundo y un ingrediente clave de la vida. Bajo el programa Artemis de la NASA, la agencia está ansiosa por aprender todo lo que pueda sobre la presencia de agua en la Luna antes de enviar a la primera mujer y al siguiente hombre a la superficie lunar en 2024 y establecer una presencia humana sostenible allí para el final de la década.

“Fue, de hecho, la primera vez que SOFIA miró la Luna, y ni siquiera estábamos completamente seguros de si obtendríamos datos fiables, pero las preguntas sobre el agua de la Luna nos obligaron a intentarlo”, dijo Naseem Rangwala, científico del proyecto SOFIA en el Centro de Investigación Ames de la NASA en el Valle del Silicio de California.

“Es increíble que este descubrimiento haya salido de lo que era esencialmente una prueba, y ahora que sabemos que podemos hacerlo, estamos planeando más vuelos para hacer más observaciones”, dijo Rangwala.

Los vuelos de seguimiento de SOFIA buscarán agua en lugares adicionales iluminados por el sol y durante las diferentes fases lunares para aprender más sobre cómo se produce, almacena y mueve el agua a través de la luna. Los datos se sumarán al trabajo de futuras misiones a la luna, para crear los primeros mapas de recursos hídricos de la luna para la futura exploración espacial humana, según la NASA.

“El agua es un recurso valioso, tanto para fines científicos como para el uso de nuestros exploradores”, dijo Jacob Bleacher, jefe científico de exploración de la Dirección de Misiones de Exploración y Operaciones Humanas de la NASA. “Si podemos usar los recursos de la Luna, entonces podemos llevar menos agua y más equipo para ayudar a permitir nuevos descubrimientos científicos”.

SOFIA es un proyecto conjunto de la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán.

Deja un comentario