adplus-dvertising

Este 30 de agosto de 2020 se realizó con éxito el lanzamiento (desde Cabo Cañaveral) y puesta en órbita del satélite argentino SAOCOM 1B, en este dossier informativo y analítico abordaremos las características e implicancias de este proyecto espacial que marca un hito en la cooperación técnica aeroespacial italo-argentina.

El  espacial exterior: nuevo tablero estratégico

En un trabajo anterior mencionamos (en base a los marcos presentados por una publicación del Institutos de Estudios Estratégicos Español) como la dimensión espacial es un nuevo tablero geo-estratégico, así como la importancia de la tecnología en la nueva geopolítica. Es curioso observar la naturaleza dual de la tecnología y la competencia espacial: tecnología tanto con fines pacíficos como militares, ámbito de competencia como de cooperación entre grandes potencias.

El avance tecnológico fue convirtiéndose en un elemento cada vez más estratégico tanto para la seguridad como la economía de los países. En este sentido la proyección de capacidades en el ámbito espacial ha sido sinónimo de proyección en el escenario internacional en un sentido amplio.

Por ello, la política espacial en particular y la política científica en general deben ser mantenidas, financiadas y promovidas desde el Estado como política de largo plazo y punto de común acuerdo de todos los gobiernos más allá de sus lineamientos ideológicos o partidarios.

Si bien el curso de la economía global es difícil de predecir, todos los signos parecen indicar que la industria aeroespacial será una de las más importantes del siglo XXI. Los países que no participan en ella serán países rezagados.

En este sentido, cabe destacar la trayectoria realizada por Argentina en lo referido a la proyección espacial, con un gran sustento en su historia aeroespacial [1].

El proyecto SAOCOM

El recién lanzado satélite 1B es parte del proyecto SAOCOM (Satélite Argentino de Observación CoMicroondas).

El SAOCOM es un sistema (constelación) de dos satélites (el gemelo del 1B, el 1A fue lanzado en 2018) de observación terrestre perteneciente a la  agencia espacial de Argentina, la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales). Ambos están equipados con un radar de apertura sintética (SAR) polarimétrico en banda L de 1.275 GHz y una antena desplegada de 35m².

Pero el programa SAOCOM forma de un plan de cooperación internacional estratégico más ambicioso:

El SIASGE: producto de una estratégica asociación italo-argentina

Italia se presentaba como un socio estratégico predilecto para la proyección espacial de Argentina. Además de los profundos vínculos económicos culturales -y hasta de parentesco- entre los dos países, Italia ya llevaba una rica tradición aeroespacial [2].

El SIASGE (Sistema Ítalo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias) es el  resultado de la cooperación entre la CONAE y la ASI (Agencia Espacial Italiana).Esta relación cooperativa se formalizó con un convenio entre las dos instituciones en el año 1992. .

Este vínculo ha continuado consolidándose produciendo sinergia hasta hoy en día, desde 1992, la CONAE y la ASI han colaboraron juntos en los proyectos SAC-B y SAC-C. En base a esta sinergia creada en 2005, se formalizo el plan estratégico SIASGE.

El Sistema SIASGE está conformado por los 4 satélites italianos COSMO-SkyMed y los 2 satélites del SAOCOM argentino. Esta constelación satelital puede proveer información sobre el suelo, condiciones climáticas, cultivos-agricultura, monitoreo de recursos naturales, vigilancia de emergencias naturales.

Las autoridades argentinas han declarado que en el futuro cercano podría concretarse el SIASGE II, una nueva alianza para la fabricación una serie adicional de satélites.


La unión hace la fuerza

Siguiendo el lema nacional argentino estos dos países han usado como vector sus tradicionales relaciones modelo, basadas en economía, cultura -y hasta parentesco-, para lograr sinergia en el ámbito tecnológico, en el sector aeroespacial, dimensiones estratégicas para los países en el siglo XXI.

Ficha técnica del SAOCOM B-1

El satélite pesa 3.000 Kg, tiene 4,7 mts de altura y 1,2 mts de lado. Su plataforma de servicio consta de tres paneles solares de 1,51 x 2,7 mts cada uno. Su antena de radar SAR desplegada mide 35 m2 con 7 paneles de 1,5 x 3,5 mts que la componen y pesa 1.500 kg. Orbitará a 620 Kms de altura y podrá obtener 225 imágenes por día.

FunciónObservación terrestre y climática
OperadorCONAE  
FabricanteINVAP
COSPAR ID  2020-059A  
SATCAT46265  
Peso del satellite3050 kg
Sistema de referenciaorbita geocéntrica
Altura620 km
Inclinación  97.89°

Notas
[1]
El SAOCOM 1B es parte de un largo proceso y tradición tecnológica:

Argentina a nivel tecnológico es uno de los  miembros del exclusivo club satelital (de los países capaces de elaborar este tipo de dispositivos). El ámbito satelital es uno de los pocos nichos tecnológicos-industriales (junto al nuclear-atómico) que sobrevivió a la neoliberal década de los 90s de des-inversión en ciencia y tecnología, y es uno de los nichos en el que el país tiene una notoria capacidad competitiva.   

Los albores de la historia de la industria aeronáutica argentina se pueden remontar a los gobiernos de Juan Domingo Perón (1945-1955) en el cual comenzaron los primeros ensayos de motores de cohetes, empleando diferentes combustibles.

La vocación espacial argentina se consolidaría durante el mandato de Arturo Frondizi (1958-1962). En este periodo se creó la primera organización encargada del desarrollo espacial: la CNIE (Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales) bajo la supervisión de la Fuerza Aérea Argentina.

Durante los años 1960 y 1970 se emprendieron muchos lanzamientos de vehículos aeroespaciales para diversos fines, casi siempre con resultados positivos y con importantes contribuciones del comodoro Aldo Zeoli. La Argentina trazó importantes hitos mundiales en su historia astronáutica, como ser el cuarto país en lograr llevar a un ser vivo al espacio y retornarlo con vida a la tierra, a su vez fue el tercero en lanzar cohetes desde la Antártida.

La CNIE finalizó sus actividades en 1991 (gobierno de Carlos Menem 1989-1999) cuando el gobierno nacional creo una organización civil, descentralizada y especializada dedicado al uso pacífico del espacio: la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales) que desde 1992 es la agencia estatal encargada de llevar a cabo el Plan Nacional Espacial de la Argentina (que establece a la Argentina como un “país espacial”, que manifiesta su voluntad de usar y aprovechar la ciencia y la tecnología espacial con fines pacíficos).

Durante esta etapa se pusieron en órbita la serie SAC (Satélites de Aplicaciones Científicas), los primeros satélites argentinos desarrollados en colaboración con la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio) estadounidense y que tenían una función de observación terrestre, climática, oceánica y astronómica.

En el 2006 se creó la empresa estatal ARSAT, con el objetivo de alcanzar el dominio de la tecnología satelital apuntada a las telecomunicaciones. Bajo este esquema, en 2010 INVAP comienza a construir el ARSAT-1, el primer satélite geoestacionario de América Latina, que fue puesto en órbita el 16 de octubre de 2014. Este fue uno de los máximos logros en la historia de la tecnología argentina, ya que tanto el satélite como su software fueron íntegramente desarrollados en terreno nacional por científicos e ingenieros argentinos, lo cual convirtió a la Argentina en una de las ocho naciones con capacidad de producir satélites geoestacionarios.

[2] una larga tradición de más de cinco décadas en el espacio. El tercer país en lanzar un cohete con un satélite a bordo. Es el séptimo del mundo por su inversión en el espacio y el tercero de Europa. La ASI construyó la mitad de los módulos que habitan los astronautas en la Estación Espacial. Participa en muchas misiones de la NASA de exploración del sistema solar.

Bibliografía y links

BLINDER, Daniel (2009) “El control de tecnologías duales como poder político-militar. El caso ‘espacial’ argentino”:

http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/33114/Documento_completo.pdf?sequence=1

BLINDER, Daniel (2017) “Argentina en el espacio: política internacional en relación a la política tecnológica y el desarrollo industrial”:


Embajada de Italia – Buenos Aires “Cooperación Italia – Argentina: Proyecto SIASGE – Partida del Satélite SAOCOM 1B

Caleb Henry “ Agencias espaciales italianas y argentinas renuevan acuerdo de colaboración”, SatéliteToday, 24 de mayo de 2016

La Repubblica ” Acuerdo Italia-Argentina para la Prevención de Desastres con Satélites “, 10 de mayo de 2017

Daniel Arias “Italia y la Argentina, socios en el espacio“, La Nación, 14 marzo 2001

Lucas Ferrario “La política espacial argentina: ¿por qué es relevante en la actualidad?“, Córdoba Global – Centro de Estudios Internacionales, 28 Septiembre 2018

Argentina.gob.ar “Satélite SAOCOM, contribución argentina al sistema SIASGE

Nora Bär “Con cuatro nuevos satélites, Argentina e Italia vuelven a ser socios en el espacio“, 16 Mayo 2016

Sitio web de SAOCOM

Argentina.gob.ar “CONAE – Comisión Nacional de Actividades Espaciales

Nicolás Cañete “Saocom 1B al espacio: un nuevo hito tecnológico y una mirada al uso de los datos satelitales“, BID – Puntos sobre la i, 22 julio 2020

Deja un comentario